En esta ocasión tuve la oportunidad de volver a la Braña de la Pornacal en Somiedo, pero esta vez de la mano de José, propietario de una de las cabañas de Teito de la Pornacal.

Para mi fué una fortuna conocerle, las casualidades de la vida, hicieron que el pasado fin de semana, que estuve en la feria de Somiedo, se acercasen José y su mujer a mi, y me propusieran realizar unas fotos a su cabaña, por una sencilla razón, la quieren vender.

Esto es mas trascendental de lo que parece, su caso no es el primero. Es el final de una larga etapa de un modo de vida, el Vaqueiro, que durante años ha sido rutina diaria de otros tiempos.

Estas brañas, se utilizan para pasar temporadas pastoreando el ganado en zonas ricas de pasto. Pero poco a poco van siendo menos los que pueden continuar con estos quehaceres.

El caso de José, con 75 años es un claro exponente de lo que está pasando. Toda una vida dedicada al campo y al ganado, una vida muy dura, pasando temporadas en el monte para poder llevar a cabo su modo de subsistencia. Pero que hoy en dia, ya no puede llevar a delante, Su único vinculo con su antigua cabaña, es el trabajo de “Teitado”, poner la cubierta vegetal a su cabaña para que esta no se arruine con el paso del tiempo. Y claro su vinculo sentimental de toda una vida de esfuerzo en un entorno tan duro.

Así, agradecido, pude realizarle unas cuantas fotos, tratando de captar en su rostro, el paso de una vida dedicada al campo.

Jose es una persona tímida, pero sorprendentemente se comporta de una manera muy natural delante de mi cámara, esto me facilita mucho mi labor.

Aunque no salgan en las fotos, en esta visita me acompañan mi mujer y mis dos hijas pequeñas. Mi mujer entabla una conversación con José, donde le pregunta como fué su vida… trabajando desde los 11 años…dura… la vida de un vaqueiro es una vida entregada al trabajo…al campo… a sus animales… pero a la vez  menos complicada que las nuestras.

Es un relato tranquilo y extenso, lo que nos deja una profunda admiración por una vida llena de sacrificios.

Un estilo de vida definido por el paisaje occidental Asturiano…

Cuando llegas a un lugar como la Braña de la Pornacal, uno se admira de la belleza natural, del paisaje que nos rodea.. ves esas construcciones tan “bonitas ” que parecen sacadas de un cuento, o de un a peli… pero lo que realmente trasciende a un sitio así, fueron y son las personas que vivieron y viven allí.

Aparte de las fotos de José, también coincidió que estaban Teitando algunas cabañas, por coincidir con la luna menguante (sabiduría natural del pueblo).

También hice un par de fotos a unos bajorrelieves de una de las cabañas, de unos rostros. No está claro si son por alguna creencia, o por el capricho artístico de alguno de sus pobladores. Esto lo dejo a los arqueólogos o historiadores.

José Aparicio-01-col

José Aparicio-02-col

José Aparicio-04-col

José Aparicio-05-col

José Aparicio-06-col

José Aparicio-10-col

José Aparicio-12-col

José Aparicio-14-col

José Aparicio-Pornacal-21-col

José Aparicio-Pornacal-28-col

José Aparicio-Pornacal-31-col

José Aparicio-Pornacal-41-col

José Aparicio-Pornacal-46-col

Rostros-Pornacal-44-col

Rostros-Pornacal-45-col

Teitando-Pornacal-39

Teitando-Pornacal-41

Teitando-Pornacal-44

 

 

 

 

Pin It on Pinterest